EDITORIAL: AUTOS DEPORTIVOS. ¿USTEDES QUE OPINAN DE LOS MISMOS? AUTO AL DÍA (20.6.21)

Algunos comentarios de los autos deportivos. ¿Cómo han cambiado con los años? Un tema que permite dar y conocer opiniones para enriquecer la charla.

8 comentarios:

  1. Eduardo: Ecosport no es un SUV, o sea Sport Utility Vehicle con capacidades off road (lo fué tal vez en su versión 4 por 4). El resto de las versiones son simples crossovers derivadas de autos de calle, específicamente de la plataforma del fiesta de la época. Efectivamente y como vos decís, es un diseño brasileño y es el único, por tanto no constituye error de concepto, sino todo lo contrario: afirma que no hay o hubo una moda latinoamericana en el diseño de SUV´s. Todas las mal llamadas SUV´s (Duster, Tracker, T-Cross, Nivus, Citroen C4 cactus etc) y todas las que están por venir, son todos diseños europeos o americanos. Hay otros modelos orientales también, pero directamente vienen importados, no hace falta hablar de diseño porque es obvio.
    Por otra parte, cuando diseñaron la Ecosport brasileña, no lo hicieron de iluminados o adelantados que fueron, sino porque vieron venir la tendencia europea hacia este tipo de vehículos, Ej. BMW o Audi y, rápidos de reflejos, diseñaron un vehículo barato (a partir de un auto de calle) con algunas de estas características (techo alto, más despeje, llantas un poco más grandes y en el mejor de los casos, suspensiones un poco más robustas) que terminó siendo un éxito. Si hay algo que tienen claro las empresas, es por donde van las tendencias de consumo, porque ahí es donde están las ventas, la rentabilidad y en definitiva, la sostenibilidad de la marca.
    Por supuesto, es una opinión personal.

    • Si para vos EcoSport no es un SUV, no tiene sentido discutir. Ahora es bueno aclarar que T-Cross y Nivus son diseños de Pavone en el centro de diseño de Brasil de VW, y que Nivus llega a Europa desde el mercosur, que la actual Tracker es China, Que el centro estilo de Citroën en Brasil colaboró con el nuevo C4 Cactus y que FIAT está por lanzar un Jeep y un SUV FIAT en Brasil, osea tu afirmación que todo es europeo o americano demuestra desconocimiento del tema.
      Párrafo aparta para otro error enorme de concepto que tenes al asegurar que en Ford Brasil no fueron iluminados. Te comento que sobre la plataforma del Fiesta 2001 Ford Europa hizo el Fusion, un verdadero fracaso y horrible en su diseño, creyendo que el consumidor buscaba habitabilidad con techo alto tipo Golf Plus. En Brasil, tomaron otro camino y allí participó Gabriel López, hasta hace poco Presidente de Ford Argentina y decidieron hacer un SUV del segmento B, que incluyera portón lateral, auxilio colgando del mismo, líneas rectas, baja calidad de materiales y costo accesible, gracias al proyecto Amazón y los subsidios de la planta en Bahía, Brasil. Además con opción 4×4 que estimaban vender en un 10% de las ventas y nunca lograron el 2%. El éxito del modelo en 4×2 fue tan grande (incluyó exportarlo a México), que la planta no dió abasto y del proyecto original Amazon que eran 5 modelos solo pudieron hacer 3 (Fiesta, Fiesta Max y EcoSport) por lo tanto no hubo monovolumen ni pick up Fiesta. El éxito sorprendió a toda la industria que lo único que pudo hacer fue ecosportizar autos elevándolos del piso, llenándolos de plásticos y colgarles un auxilio ridículo de una incómoda tranquera externa. Tardaron 8 años en poder sacar otro SUV B como fue Duster y VW recién ahora con T-Cross y FIAT no llegó aún, por privilegiar a Renegade tras la creación de FCA. Como verás, no siempre las maracs tienen claras las tendencias del consumo. Espero haberte ayudado a entender como fue la historia que yo viví desde 0.

  2. Entiendo que el análisis se refiere los lamentables y ultraprotegidos mercados Argentino y Mercosur. En Argentina, hasta los imprtados de lo 90´s, salvo alguna muuuuy discutible excepción, no tuvimos verdaderos deportivos, nunca. Fuego, XR4, SP5, Falcon, Opel K180, SS, Torino, Chevy, etc, eran todas versiones con más look que prestaciones, si bien andaban algo mejor que los sedanes de la época. Apartemos de la discusión el Torino. Ninguno trajo los motores realmente potentes o modernos para la época. Por ejemplo, mientras acá nos babeábamos con las Fuego 2.0 y XR4 con el obsoleto motor Taunus, en el mundo, la Fuego moría en 1985 y salía la Alpine y estaba la Sierra Cosworth. Tenían mejores prestaciones que los autos normales, pero no eran deportivos reales, y estaban bien por debajo del estándard de deportivos accesibles de la época a nivel mundial. Idem con los americanos. Falcon SP? GTX? En USA un Mustang de los 60 tenía 390 pulgadas de motor, y el cielo era el límite, hasta 7 litros. Los de acá eran las versiones más familiares de los yankees. Hoy un deportivo real de los 60, 70, 80 de USA o Europa, ponele Camaro, Mustang, Capri, XR2, XR3 y montones más, cualquiera, siguen vigentes con buenos números. Los nuestros hoy son superados por humildes autitos segmento con 4 latitas de atún como cilindro.
    Por otro lado, hoy un invisible Corolla familiar tiene 170 cv y anda más de 200 haciendo el 0-100 bien abajo de los 10 segs, doblás a 160 en curvones con una sola mano escuchando la radio, que es suficiente para lo que un usuario promedio aunque sea más pistero puede administrar de forma segura, y no necesitás el escape ruidoso y suspensiones duras. Entonces tenés que los deportivos aportan poco al día a día, salvo que vayas a un autódromo.
    Además la insistencia de las marcas de matar a los 3 puertas y la caja manual creo que elimina parte del encanto estético, y de la experiencia que es manejar y sentir la respuesta del auto y aisla más al usuario de la interacción con la máquina.
    Creo también que el mercado del comprador se está polarizando y seguirá. Tengo amigos en Europa que compran solo las versiones deportivas de sedanes, rurales, SUV y hasta cupés o cabrios, ST, RS, M, etc como único auto porque entre semana se trasladan en el excelente transporte público, no pueden ingresar a las grandes ciudades con el auto y luego tienen un autazo para usar el fin de semana. Con cuotas muy accesibles. Alguna vez eso va a llegar acá.
    Por último, con la moda de fabricar solo SUV en Latam, habrá autos sobre que desarrollar versiones deportivas?
    El mercado para los deportivos esta, ojalá resurja el interés de las automotrices de atenderlo. Pero viendo que con la velocidad que van hacia las pilas y el manejo autónomo me permito ser pesimista…

    • Hola Guiyo, me permito agregar algunas cosas a lo que vos escribís: Otro de los aspectos que está matando al auto deportivo es la nueva reglamentación de control de emisiones. Para que un auto de motor térmico tenga potencia y torque necesita más combustible y más emisiones contaminantes. Esta limitación es muy fuerte. En segundo lugar, los SUV en Latam no son moda, simplemente porque Latinoamérica no marca tendencia en estas cuestiones, solo copia o importa tendencias europeas, americanas o asiáticas. Dicho esto, la moda es fundamentalmente europea y asiática e introducida en nuestro país. En tercer lugar, si cierto tipo de autos se considera deportivo, es porque en algo se parece a los autos de pista. Pero los autos reales de competición actualmente en poco se parecen a los autos “deportivos” de calle. ¿Que significa esto? Desde hace 40 años los autos deportivos de verdad (que compiten en pistas) tienen cajas automáticas o secuenciales. Las cajas de cambio convencionales ya no se usan más. La tecnología que se impuso es el turbo (excepto en algunos modelos de la F1). La inyección electrónica, el control de tracción, el grip de los neumáticos, el estudio aerodinámico….todo todo proviene de la competición, y muchos de estos adelantos ya los tienen los autos de calle comunes. Como que la brecha se va cerrando entre competición y calle, pero por otro lado se va agrandando con autos deportivos cada vez más extremos para diferenciarse de los de calle. Dicho esto ¿Que sería un auto deportivo de calle? ¿No sería una contradicción? O es deportivo o es de calle. Aquí es donde creo yo, encaja el márketing, la ilusión, el deseo de pertenecer, de ser exclusivo. Y las empresas son especialistas en transformar deseo en dólares.
      Dicho esto, y en sentido estricto, salvo alguna excepción que otra (como aclaré abajo), no existen autos deportivos de calle. Lo que sí existen son autos de calle con prestaciones fuera de lo normal, pero no son deportivos por más que área de marketing de una empresa así lo asevere. Poné un Camaro a correr las 500 millas de indianápolis, a un BMW, Mercedes, Audi o Lamborghini en Nurburgring y hacelo girar 60 vueltas y funde motor o se despistó a la primera.

      • disculpame, pero hay un error en tu concepto. Justamente EcoSport es un diseño brasileño que revolucionó el segmento B y en su segunda generación llegó al mundo.

  3. Creo que en la actualidad cuando cualquier auto familiar de 1.0 T llega a 180 Km/h y de 0-100 lo hace en casi 10″ hablar de un deportivo incluye prestaciones casi de un auto de competición ( frenos/Tenida/aceleración) y eso lo convierte en un auto no muy apto para el uso diario, por ejemplo un Sandero RS. Antes en Argentina un deportivo era una coupé Taunus o una Fuego, que por su comportamiento podrían usarse a diario como remís si uno lo deseara. Ahora parece que un par de adhesivos sin duda aumentan 20 o 30 CV y unas llantas pintadas de negro cambian radicalmente el comportamiento en curvas. Digo esto porque cualquier modificación que realmente afecte para mejor y convierta en deportivo un modelo base lo transporta inmediatamente a un pequeño nicho de compradores y un limitado uso. Ya no son los tiempos en que un Falcón con el 188′ apenas superaba los 140 Km/h entonces un IAVA con solo 1300 cc lo superaba ampliamente y se podía ir al trabajo todos los días con el y salir el finde con la familia. Es solo mi punto de vista.

  4. Lo de hoy es SUV y autos electricos, los deportivos ya son historia de museo al igual que los autos tricuerpo. Ganar las carreras de los domingos para vender el lunes es un eslógan asociado a la deportividad que murió en los años 80.

  5. De niño siempre supe que habían autos “espectaculares” porque compraba los famosos y añorados “autitos de colección” (¿Adonde fueron a parar?). Hasta recuerdo una de sus marcas Matchbox. Así, tenía por ej. un Pontiac Firebird, una Ferrari y entonces me preguntaba “donde viven esto autos”. En la calle no se veian, hasta que el papá de un amigo ganó uno en una rifa, a fines de los 70: un Mustang blanco. Cuando lo ví, me parecía un “auto espacial”. Nos llevó a dar una vuelta y por primera vez experimenté esa sensación de estar arriba como de un avión. Era un Ford Mustang 4 cilindros, una línea de motor chico que había salido en ese tiempo, muy muy bonita.
    Ahora y volviendo al editorial, los autos deportivos derivados de autos de calle, son una forma de marketing, aunque tienen sus adeptos y compradores. Renault por ej. siempre ha tenido algún modelo derivado de un auto de calle, pero con más potencia: Clio Williams (un verdadero deportivo valorado aún hoy), y más recientemente Sandero GT. Fiat supo tener el 128 IAVA y la cupé, pero esta última era una cuestión estética, ya que tenía el mismo motor del 125. etc. La cupé fuego era otro ejemplo similar.
    ¿Sirve esta política? Creo que como medio de marketing y de fidelizar clientes sí. La cultura fierrera indica que nadie quiere tener un vehículo de una marca “sin músculos” (¿Ayúdame Freud, cantaba Arjona?), pero en la actualidad la industria no se guía mucho por estos parámetros, y la economía y la accontability hicieron que los números primen por sobre las pasiones. Entonces la rentabilidad está matando la pasión, y los autos deportivos se están extinguiendo, como vos Eduardo bien aseverás.
    Incluso en los países donde se fabrican autos deportivos en forma exclusiva (Mc Laren, Williams, Ferrari, Lamborguini, etc), la producción está en el orden de unas pocas unidades al año, por valores exhorbitantes y con toda una cadena de compradores que incluyen deportistas multimilllonarios, actores famosos, jeques árabes, y multimillonarios varios de dudosa procedencia.
    En síntesis, los autos de “pinta” deportiva sirven como medio de marketing para un público pequeño pero seguidor, pero no como como para tener un área en la fábrica dedicada a esto en forma exclusiva, sino haciendo derivados de autos de calle, a lo sumo, con algunas modificaciones o intercambiando algún motor de los de serie, como ocurre con Sandero. Número mató pasión.
    Saludos y muy interesantes estas editoriales que nos ayudan a soportar mejor esta odiosa pandemia.

Deja un comentario